23.6 C
Santo Domingo
jueves, febrero 29, 2024
InicioActualidadOpiniónDe las Palabras a los Hechos: El Verdadero Legado de un legislador

De las Palabras a los Hechos: El Verdadero Legado de un legislador

"En última instancia, el legado de un legislador se construye en el terreno de las realidades vividas por sus electores, no en los pasillos del Congreso."

En la arena política de la República Dominicana, frecuentemente se juzga el éxito y la eficacia de un legislador no por su presencia en el hemiciclo, sino por las acciones tangibles y el impacto real que tienen en sus comunidades.

La grandeza, el prestigio y la popularidad de un legislador no deben medirse por la cantidad de veces que levantan las manos en el congreso, sino por cómo sus manos trabajan en la solución de necesidades urgentes, siembra de iniciativas y proyectos que benefician verdaderamente a sus electores.

Es un hecho lamentable que muchos senadores y diputados del país, a pesar de tener registros de asistencia casi perfectos, enfrentan abucheos y desaprobación en sus comunidades. Esto se debe a que, aunque estén físicamente presentes en el Congreso, no han logrado materializar acciones significativas en beneficio de quienes representan.

En toda la geografía nacional, abundan los ejemplos de legisladores que, atrapados en la teoría y los discursos, han olvidado las necesidades reales de su pueblo, esas mismas necesidades que alguna vez usaron como consignas de campaña cuando estaban en la oposición.

En nuestra provincia Monseñor Nouel tuvimos senadores y diputados que rompieron récords de asistencias y estuvieron en los primeros lugares en el sometimiento de leyes y grandes proyectos legislativos, sin embargo, no pudieron lograr ser reelegidos en sus posiciones.

En contraste, el caso del Senador por la provincia Monseñor Nouel, Héctor Acosta, destaca por su enfoque diferente. Aunque quizás no tenga el récord de más asistencias o proyectos de ley presentados, lo cierto es que es reconocido por cumplir casi en su totalidad con lo prometido en campaña. Esta dedicación a cumplir sus promesas lo ha convertido en uno de los senadores más populares y aceptados en el país, con una perspectiva real de ser reelegido como el senador más votado del país por segunda vez consecutiva.

Este caso ilustra un punto crucial: la verdadera medida de un legislador no está en la teorización y la retórica, sino en la acción y el impacto real de sus obras.

Los legisladores deben recordar que sus manos son más útiles cuando siembran que cuando aplauden. «En última instancia, el legado de un legislador se construye en el terreno de las realidades vividas por sus electores, no en los pasillos del Congreso.»

Lic. Alexis Rosario, CDP, SNTP, SIP

Periodismo objetivo y veraz.

RELACIONADOS
- Advertisment -
bonaohosting
bonaohosting

populares