viernes, mayo 24, 2024
InicioSaludDía Mundial del Pene: claves para repensar el placer, la salud y...

Día Mundial del Pene: claves para repensar el placer, la salud y la masculinidad

El pene  un papel en la cultura social queimplica mucho más que sus roles fisiológicos, en la gran mayoría de las sociedades se convirtió en un ícono vinculado a la virilidad y el placer sexual, rodeado de muchos mitos y tabúes que es necesario derribar.

Por definición, es el órgano genital que permite la penetración,además de la emisión deorina y semen. Su estructura interna consiste en dos cuerpos cavernosos, responsables de la erección durante la tumescencia vascular, y un cuerpo esponjoso por donde circula la uretra hasta el orificio distal localizado en el glande.

La erección es consecuencia del llenado de sangre de los cuerpos cavernosos y esponjoso, lo cual lo lleva a duplicar o triplicar su tamaño y a darle la rigidez característica. El mecanismo de la erección se logra gracias al flujo arterial peneano, al aumento de la presión sanguínea y a la disminución del retorno venoso o flujo de salida.

Tanto los cuerpos cavernosos como el esponjoso están formados por un tejido especial con “celdillas” o sinusoides que permanecen cerradas en estado de flacidez y se abren cuando llega el torrente sanguíneo arterial para provocar la erección.

Los cuerpos cavernosos están rodeados por una gruesa membrana de tejido conectivo denominada albugínea, la cual permite que la sangre se retenga en los sinusoides logrando la rigidez del pene. En cambio, en el cuerpo esponjoso la albugínea es mucho más delgada, por este motivo, la tumescencia del pene aumenta, pero no llega al estado de rigidez.

El problema del tamaño

El tamaño del pene, un tema de preocupación para muchos hombres, se encuentra en la mayoría de los casos dentro de un rango promedio, desmitificando la necesidad de tratamientos quirúrgicos por razones estéticasEl tamaño del pene, un tema de preocupación para muchos hombres, se encuentra en la mayoría de los casos dentro de un rango promedio, desmitificando la necesidad de tratamientos quirúrgicos por razones estéticas

El tamaño del pene sigue siendo una preocupación mucho más imaginaria que real, ya que en la mayoría de los casos el tamaño real se ubica dentro del promedio.

Muchos hombres perciben su pene más pequeño de lo que es en realidad y focalizan su atención en la medida. A pesar de las explicaciones médicas, estos hombres acomplejados por el tamaño del pene son proclive a realizarse tratamientos quirúrgicos que no solucionan para nada su problema, ya que dimensión del pene está en “sus cabezas”.

Dejando de lado el pene pequeño que hace muy difícil la penetración, el complejo por el tamaño del pene se ubica más psicológico que orgánico. Estos hombres sufrientes evitan las relaciones sexuales y viven obsesionados, comprometiendo su estado de ánimo y su vida en general. La idea que predomina es la del fracaso del coito y no desarrollan otras habilidades eróticas en pos de complacer a sus parejas.

En los consultorios sexológicos escuchamos el relato de estos hombres cerrados a encontrar otras estrategias de goce además de imaginar qué pensarán las mujeres cuando vean su pene “insuficiente”.

Los consultorios sexológicos se convierten en espacios para que hombres expresen sus inseguridades acerca del tamaño de su pene, buscando soluciones más allá de la cirugía y enfocándose en el bienestar psicológicoLos consultorios sexológicos se convierten en espacios para que hombres expresen sus inseguridades acerca del tamaño de su pene, buscando soluciones más allá de la cirugía y enfocándose en el bienestar psicológico

Romper con mito de que el coito es el sumun del placer es el primer paso para calmar sus ansiedades. Es condición terapéutica que la imagen que subestima sus dotes de amante por el tamaño de su pene cambie por otra que dé prioridad a todo el juego erótico y a la multiplicidad de acciones que se pueden desarrollar, además de centrarte en su propia imagen y dejar de lado “qué estará pensando ella de mi pene”.

La preocupación por el tamaño del pene encubre temores que llegan a convertirse en verdaderas fobias sexuales evitando los encuentros o tomando recaudos para bajar el temor.

Entre estos recaudos está la ingesta de alcohol o alguna otra sustancia, el uso de Viagra, de ansiolíticos, tener sexo con la luz apagada, etc. También están aquellos que directamente evitan los contactos o lo hacen solo con trabajadoras sexuales.

Ellas y el tamaño

La expresión libre ayuda a las mujeres a compartir no solo sus experiencias, también sus dudas y ponerlas a consideración de sus pares. Entre café y café resuenan los gemidos, las quejas por la rutina, la “adrenalina” del amante, los pudores y por qué no, las culpas.

La discusión sobre el cuerpo como entidad erógena revela que tanto satisfacciones como insatisfacciones se derivan de la interacción de sensaciones físicas y respuestas emocionales en relaciones íntimas
(Imagen Ilustrativa Infobae)La discusión sobre el cuerpo como entidad erógena revela que tanto satisfacciones como insatisfacciones se derivan de la interacción de sensaciones físicas y respuestas emocionales en relaciones íntimas (Imagen Ilustrativa Infobae)

Ellas saben modular sus intereses con el objetivo no solo de compartir, sino de saber qué piensan y qué hacen las demás con sus sexualidades. Porque si en la mesa de los hombres se cuentan historias de sexo por el hecho de exponer habilidades, las acciones heroicas con el pene erecto, en la mesa de las damas el discurso se convierte en un medio no solo para compartir, sino para descubrir cómo sus pares resuelven cuestiones sexuales.

Las mujeres interrogan subrepticiamente, resuelven entre ellas dilemas fisiológicos, emocionales, morales, por el hecho mismo de comparar sus experiencias y sentirse más acompañadas, o más solas, según sea la cuestión a tratar. Uno de los temas que se discute es el tamaño del pene y no su uso.

El tamaño del miembro también está en el imaginario femenino como parte del atractivo del cuerpo masculino: cara, músculos, pene y también piernas y cola musculosa. Sin embargo, las mujeres saben que esas condiciones físicas forman parte de una imagen que las estimula, pero no es condición para el “enganche”.

La idea de que el coito representa el pico del placer sexual es desafiada por profesionales que sugieren a los hombres explorar una variedad más amplia de habilidades eróticas y de intimidad
(Getty Images)La idea de que el coito representa el pico del placer sexual es desafiada por profesionales que sugieren a los hombres explorar una variedad más amplia de habilidades eróticas y de intimidad (Getty Images)

Si está presente, perfecto, pero los lazos de conexión y perdurabilidad serán patrimonio de otros aspectos ligados a lo afectivo, el respeto, a la comunicación, al humor, etc. Sin embargo, la sensorialidad femenina, como conexión corporal y afectiva, requiere de estímulos que la despierte e incremente. “Tocar” el pene erecto es uno de estos estímulos. Por supuesto que si mayor es el tamaño mayor será la incitación erótica.

Pero así como sucede con el pene, otras zonas corporales pueden disparar sensaciones agradables. Tocar los labios, el mentón, el cuello, el pecho, los pectorales, abdomen, la cola, las piernas, etc.

Cada parte del cuerpo puede disparar el deleite sexual. Cuando las mujeres hablan del tema refieren que cada uno de estas fuerzas erógenas son partes de un todo que se suma integrándose al placer. Al fin y al cabo, si nos ponemos a pensar en lo que sucede durante la relación erótica, nos daremos cuenta de que no es solo una sumatoria de partes físicas las que mueven el placer, son las sensaciones que provienen de ellas y que se integran en un todo.

El relato de hombres y mujeres discurre entre satisfacciones e insatisfacciones respecto al cuerpo erógeno, sin embargo, como lo dice su nombre, el cuerpo es erógeno, en tanto “lo físico” dispare sensaciones que envuelven el propio cuerpo y se traducen en acciones mutuas. La conexión erótica es un ida y vuelta de estímulos y respuestas, en el mejor de los casos placenteras, en otras displacenteras, pero sensaciones al fin.

*Walter Ghedin, (MN 74.794), es médico psiquiatra y sexólogo

Facebook Comentarios
TE PUEDE INTERESAR
- Advertisment -

MAS PopularES